GUSTAVO CERATI Y EL ROCK ARGENTINO

Se cumplen  poco mas de tres años de la muerte de Gustavo Cerati, guitarrista y cantante argentino. Se requiere de algo más que simple genialidad musical y buenas letras para definir una década como Cerati lo hizo a lo largo de la década de los 80’s y 90’s.

Axel Velazquez

Músico de profesión escribe sobre   temas relacionados con el jazz  y   cultura musical. 

Se cumplen tres años de la muerte de Gustavo Cerati, guitarrista y cantante argentino. Se requiere de algo más que simple genialidad musical y buenas letras para definir una década como Cerati lo hizo a lo largo de la década de los 80’s y 90’s. En un país como Argentina, con una tradición rockera poderosísima y en medio de conflictos sociales, Cerati dejó claro que fácilmente puede hacerse lugar en la historia del rock mundial y de representar a toda una generación a través de su música. Reconocido por el propio Luis Alberto Spinetta -ícono del rock argentino- como “un compositor fuera de serie”, Gustavo Cerati es importante por haber creado el fenómeno musical más grande, vigoroso e importante que se haya visto, hasta ahora, en la historia de la música latina contemporánea: Soda Stereo.

Como toda historia humana, la de Soda Stereo no es ajena al contexto en el que surgió. A principios de 1980, las cosas no van bien por Argentina. Desde 1976 se encuentra bajo un régimen dictatorial a manos de Leopoldo Galtieri y después del episodio aterrador de la Guerra de las Malvinas contra Inglaterra (hecho que merecería un artículo por separado), Argentina se vuelve sede del nacimiento de una nueva ideología juvenil sin antecedentes. En ese momento llega Soda Stereo y una camada gigantesca de grupos de rock que terminarían por definir el trayecto del rock en español en toda América Latina, pero sobre todo que funcionan como cronistas de lo que pasaba en esos obscuros y trágicos momentos en la historia de aquel país. Miguel Mateos refleja el dolor de todo el pueblo argentino con su tema “Solos en América” y Charly García hace lo mismo con su canción “Los Dinosaurios” en honor a las personas que desaparecían a causa de la dictadura Galtieri. Los Fabulosos Cadillacs con su tema “Matador” y “Mal Bicho” demuestran que en medio de un ambiente tenso y doloroso se pueden cantar canciones de protesta directas al sistema con un ritmo alegre como es el ska y la murga. Patricio Rey Y Sus Redonditos de Ricota hacen lo suyo con una lírica particular con temas como “Canción para naufragios” y “Todo un palo”. El tema de Soda Stereo “Cuando pase el temblor” hace referencia a las cenizas que quedaron después de la guerra y se narra como un argentino con “una grieta en su corazón” a causa de aquel feroz presente. Paralelamente el fútbol refleja las pasiones de todo un pueblo en erupción y de la mano de Maradona en el Mundial de México 1986, Argentina se reivindica vencedora sobre el pueblo británico con aquellos inolvidables goles marcados por el astro argentino; como si de una burla hacia Inglaterra se tratase: primero un gol con la mano, luego el gol más bello y glorioso hasta ahora recordado en un mundial.

El arte es paradójico como complejo. Se reivindica como la única vía para expresar los sentimientos más profundos y sinceros del alma humana pero se limita a aparecer en los más obscuros pasajes de la historia. Los años 60’s no se entienden sin el rock surgido por aquellos años. No podemos hablar de la Guerra de Vietnam sin mencionar a Bob Dylan cuando era el único que realmente entendía lo que estaba pasando y le decía a la gente qué hacer en canciones como “The Times Are Changing”; o la contracultura y el movimiento hippie sin The Beatles, Jefferson Airplane o Pink Floyd.

“La historia y el destino tan sorprendente es que en el 2010 Cerati cayó en coma después de sufrir un accidente cerebrovascular isquémicoun después de ofrecer un concierto en Chile y quedó así, suspendido en el tiempo durante 4 largos años, hasta que no pudo más y el 4 de septiembre del 2014 fue desconectado en su camilla en el hospital de Buenos Aires, donde se encontraba.”

Algo parecido pasa en Argentina. Desde mediados de los años 1950, el Rock & Roll y el fenómeno Elvis Presley llega a diversos rincones del mundo. El mundo aún mantiene recuerdos de lo que fue la Segunda Guerra Mundial y las secuelas se dejan ver: la Guerra Fría. Sin embargo, lo que a Argentina caracteriza es la gran migración europea que llega a ella después de la Segunda Guerra Mundial, principalmente italianos, franceses y alemanes, lo que hace que en la identidad colectiva de la mayoría de personas que ahora viven en territorio argentino por aquellos esté el antiguo recuerdo de pertenecer a otras tierras de vigorosos imperios como lo es Europa. El Rock & Roll se ofrece a toda Argentina como un frenesí de energía, como distractor y respuesta al peronismo que prevalecía desde 1940. Es entonces que surgen las figuras como Sandro y Eddie Pequenino en 1957, así también el éxito comercial de una versión al español de “La Bamba” en ritmo rock, grabada por el chicano Ritchie Valens.

Al igual que en muchas partes del mundo, en Argentina la beatlemanía y la contracultura empalmó en una generación de jóvenes que comenzaban a revelarse contra las dictaduras militares a mediados de 1960. Esa generación (nacida entre 1945 y 1960) simbolizó su identidad con el rock y la revolución sexual, que marcaron una oposición hacia la moral de sus padres.

El boom importante del rock nacional argentino se da a mediados de la década de los 60’s cuando el grupo Los Gatos (liderados por Litto Nebia y “Tanguito”) publicaron la canción “La Balsa”. Esta canción es punto y aparte en el desarrollo del rock en español en Latinoamérica e inmediatamente después surgen grupos tan trascendentes como desconocidos hoy en día, por ejemplo Manal, Almendra, Vox Dei, Pappo’s Blues, Pescado Rabioso, Aquelarre, entre otros. Empiezan a aparecer personalidades importantes como Charly García y Luis Alberto Spinetta, a quien Cerati considera su maestro y mentor.

Cerati, en la universidad, empieza a incursionar en la música y es influenciado directamente por las bandas británicas del new wave y el punk como The Police, The Cure, David Bowie, INXS, y Queen. En 1982 Gustavo Cerati funda Soda Stereo junto a Zeta Bosio y Charly Alberti (cuñado de Cerati). Se trata de un juego de palabras que Cerati había estado escribiendo en papel para su nueva agrupación musical, primero iba a llamarse “Side Car”, luego “Aerosol” y “Los Estereotipos”, y finalmente Soda Stereo. Graban su primer disco en 1984 llamado simplemente “Soda Stereo” con el cual incursionan en la industria musical, pero es con su segundo disco “Nada Personal”, grabado un año después, que el estilo de Cerati como cantante y guitarrista se deja ver, estilo que perdurará para el resto de su carrera. Temas como “Nada personal”, “Imágenes retro” y “Juegos de seducción” se convirtieron en himnos de una generación por aquellos años.

Debido al éxito que habían conseguido hasta el momento, las labores del tercer disco debían ser muy cuidadosas, pues ahora más que nunca eran susceptibles a caer estrepitosamente. En 1986 Soda publica “Signos” y con él las dudas quedaron a un lado acerca de la calidad del grupo. Hoy en día quién no ha escuchado “Persiana americana”, “Prófugos” o “El rito”, temas situados entre los clásicos de clásicos dentro del repertorio de rock latino. El estilo compositivo de Cerati se ve cada vez más maduro y para entonces el fenómeno de la sodamanía empieza a llegar a los países cercanos como Chile, Brasil, Perú, Uruguay y Colombia.

Argentina ya era el foco del rock en español pero aún no impactaba en México ni en España, los otros mercados principales del género. “Persiana americana” y su siguiente disco “Doble Vida” publicado en 1988, ayudaron a que la agrupación llegase a México y a consolidarse como el fenómeno musical más trascendente por aquellos años. La sodamanía se estableció definitivamente en toda América, incluyendo Estados Unidos, algo realmente difícil para entonces. Gustavo Cerati perfeccionaba su estilo cada vez más. Siempre fue fiel a sus influencias musicales británicas y en cada disco se dejaban ver, incursionando elementos del reggae, ska y dub en muchos de sus temas pero con un estilo original. Todo esto dejaba claro que se trataba de un músico con mucha personalidad y creatividad. Se aprecia que buscaba cambiar su sonido respecto al disco anterior, como si no estuviera conforme con lo realizado. Sin embargo, aún faltaba lo mejor.

1980 es un año de referencia obligada para el rock en español. Tres de los mejores discos salieron ese año: “Senderos de Traición” de Héroes del Silencio, “El Diablito” de Caifanes y “Canción Animal” de Soda Stereo. Considerado por la crítica especializada como uno de los discos más grandes jamás hechos de rock en español, “Canción Animal” es el disco que lanza a los cuernos de la luna a Gustavo Cerati. Prácticamente todos los temas se convirtieron en clásicos con el paso de tiempo: “En el séptimo día”, “Canción animal”, “Un millón de años luz”, “Cae el sol”, “Té para tres” y “De música ligera”, la cual llegaría a convertirse en el tema insignia del rock en español. Gracias al afán creativo de Cerati, en este disco se logra un sonido mucho más cercano al hard rock, alejándose una vez más del estilo marcado en sus discos anteriores. Es de reconocer el trabajo de los miembros de Soda en el disco pero aún más el talento innato de Cerati y su creatividad que no conocía límites. Conviene echarle un vistazo al disco y más que por la fama de sus canciones, escucharlo en estos tiempos ayudará a comprender y hará reflexionar acerca del rock que vino después. En México, si bien ya había un mercado fuerte de rock hecho por mexicanos, aún no se prestaba demasiada atención a los nuevos grupos que tocaban puertas. Es este el disco que convence a las compañías discográficas a prestar atención al rock hecho en México. Por aquí surge Molotov, Plastilina Mosh, Café Tacvba”, Zurdok, Fobia, Los Amantes de Lola, entre otros, representando a una generación de mexicanos que vivían en una situación política tan absurda y desigual por aquel entonces.

Aún quedaba más para Soda y mucho más para Gustavo Cerati. En 1992 lanzan “Dynamo”, un disco completamente diferente a lo hecho anteriormente por la banda. Sin embargo, Cerati en 1993 debuta como solista con el disco “Amor Amarillo”, un disco extraordinario que deja claro que Gustavo aún tenía mucho por darnos y que sus ideas como solista pueden ser tan fructíferas como con Soda. “Amor Amarillo” es un disco que denota influencias claras de las corrientes musicales británicas del momento. Los riff de guitarra empleado en sus canciones recuerdan mucho a Oasis y al britpop. También se dejan ver influencias de Radiohead con sus canciones con sonoridades depresivas y se nota un importante trabajo de edición desde el estudio de grabación, logrando que el disco sea muy atmosférico y recuerde un poco al rock psicodélico de finales de los años 60’s.

El trayecto de Soda sigue y en 1995 lanza su último disco de estudio “Sueño Stereo” y en 1996 su magnífico MTV Unplugged “Comfort y música para volar”. Las palabras sobran para describirlos. Tan solo este último es considerado el mejor Unplugged grabado por un grupo de rock en español. Cerati deja claro que, aunque el disco marque el final de la carrera de Soda, tiene aún mucho para ofrecernos.

El final de Soda está marcado desde que el hijo del bajista “Zeta” Bosio muere a causa de un accidente automovilístico en 1994. Además las ideas de Gustavo Cerati parece que no tendrían más cabida con Soda. El final fue anunciado por la banda en una conferencia de prensa y anunciaron lo que sería la última gira de conciertos que ofrecerían. Publicado en 1997 como “Soda Stereo: El último concierto”, el disco cierra un ciclo importante para el rock en español y refleja el gran ser humano que Cerati siempre fue. El concierto terminó con “De música ligera” y al final de la misma, era tanta la emoción y la euforia del público, el saber que después de 15 años se separaban que Cerati pronuncia las siguientes palabras: ¡No solamente no hubiéramos sido nada sin ustedes, sino con toda la gente que estuvo a nuestro alrededor desde el comienzo, algunos siguen hasta hoy. Gracias… totales!.

Empieza el siglo XXI y Gustavo Cerati publica los discos “Bocanada” en 1999, “Siempre es hoy” en el 2002 , su más importante disco como solista, el extraordinario “Ahí vamos” en el 2006, y “Fuerza Natural” en el 2009, referencias obligadas para cualquier amante de Soda Stereo y de la carrera de Gustavo Cerati.

La historia y el destino tan sorprendente es que en el 2010 Cerati cayó en coma después de sufrir un accidente cerebrovascular isquémicoun después de ofrecer un concierto en Chile y quedó así, suspendido en el tiempo durante 4 largos años, hasta que no pudo más y un día como hoy, el 4 de septiembre del 2014 fue desconectado en su camilla en el hospital de Buenos Aires, donde se encontraba.

Tan efímero puede ser algo realmente grande, alguien que logró representar a toda una generación con sus canciones y su voz, porque a Gustavo Cerati aún le quedaban energías para seguir regalándonos de su arte.

Innovador como compositor, excelente guitarrista y una voz sensasional, no cabe duda que Gustavo Cerati fue, es, y será una de las máximas leyendas del rock en español. El legado de Cerati queda plasmado en sus discos con Soda Stereo y como solista. Pero el verdadero aporte de Cerati y de su música es hacia la historia, los momentos que vivía el pueblo argentino y cómo pudo servir como vía de escape para millones de personas que no tenían claro qué seguía por vivir. A veces se nos olvida lo más importante del aporte de un artista: el momento en el que surge. Y hay que decir que son muy pocas las canciones de Gustavo Cerati que intentan responder a la situación política que se vivía. El carisma de sus canciones y sus actuaciones lo convierten no en un ícono de la protesta, sino que demuestra optimismo a los tiempo tan turbulentos que pasaba no solo Argentina sino toda América Latina.

Como fenómeno musical, Soda Stereo es inalcanzable. Al igual que The Beatles, Soda Stereo logró llegar a la madurez musical en el tiempo exacto. Soda Stereo va a hacer una matriz de generación de rock y llegaron a influenciar al resto del continente. Cada disco es mejor que el anterior y se proponen como innovadores dentro del rock en español. La producción de sus discos se nota en cada tema, siempre preocupados por refinarse cada vez más con miras a destacar en el gran mercado musical. Hoy en día el catálogo musical de Soda Stereo forma parte del cancionero popular de todos los países de habla hispana. Sea como sea, Soda Stereo se convirtió, para muchos, en una forma distinta de afrontar los cambios del mundo.

En definitiva, Soda Stereo, la mítica banda que usó nuestra cabeza como un revólver es, sin duda, la mejor banda de rock en español de todos los tiempos.

 

Suscribete a XalapaHoy y distínguete del resto.

Recibe un newsletter semanal con los articulos mas nuevos disponibles en nuestra plataforma antes que nadie.

Artículos Anteriores

Un Clásico del Rock “Are You Experienced” de Hendrix

Halloween y su curiosa historia